Telf.: +34 93 274 40 75

E-mail: info@monlau-competicion.com

EN/ES

Excelente práctica introductoria en Calafat para los alumnos del Máster de Monlau Repsol

El Circuit de Calafat fue el escenario de la práctica introductoria de motociclismo del Máster en Ingeniería de Competición de Monlau Repsol Technical School. Los 30 alumnos de la promoción 2018 tuvieron una interesante toma de contacto con un entorno real, donde pudieron poner en práctica toda la teoría aprendida en las aulas, asesorados en todo momento por profesores, técnicos y pilotos de primer nivel.

Para la ocasión, los estudiantes de la escuela barcelonesa contaron con la colaboración del Talent Team Estrella Galicia 0,0. En el circuito tarraconense estuvo presente toda la estructura de esta escuadra de formación que participa en el FIM CEV Repsol y, cómo no, sus tres jóvenes pilotos: Julián Giral, José Antonio Rueda y Daniel Holgado. Tres chicos de la casa con un gran porvenir que esta temporada han subido de categoría de la mano de Monlau.

Tras dar una vuelta a pie al trazado de Calafat para familiarizarse con él, los alumnos del Máster de Monlau Repsol se dividieron en tres grupos de 10, cada uno de ellos con un piloto, un tutor y varios técnicos. De esta forma pudieron hacer el seguimiento de su trabajo, recopilar los datos de su rendimiento en pista y analizarlos.

“Este año hemos cambiado un poco el formato de la práctica, agrupando a los alumnos en grupos más pequeños. Creemos que este sistema ha funcionado muy bien porque la comunicación entre los estudiantes y el equipo ha sido más directa. Pedagógicamente ha sido un éxito”, explica David Cabau, jefe técnico Talent Team Estrella Galicia 0,0.

“Lo más importante en esta jornada era que los alumnos viesen cómo se realiza la adquisición de datos en pista, algo que ya habían trabajado de forma teórica en clase. Esta herramienta es fundamental y, junto a las sensaciones del propio piloto, nos permite mejorar la moto. Para ellos, vivirlo en primera persona es muy importante, ya que el elemento humano también es clave y eso sólo se puede apreciar en prácticas como ésta”, prosigue Cabau.

Por su parte, Antonio Samsó, coordinador del Máster presencial en Ingeniería de Competición de Monlau Repsol, destaca que “esta práctica permite a los estudiantes saber cómo es un día en las carreras por dentro, el trato con los diferentes integrantes del equipo o la visión del piloto, los mecánicos o los ingenieros”.

Samsó también valora muy positivamente que “los alumnos hayan podido ver las diferentes facetas que puede desarrollar un ingeniero, desde el trabajo en pista, hasta la recogida de datos o el apartado técnico. Así podrán valorar mejor qué puesto dentro de un equipo les gusta más”.

Para Marina Casado, miembro de la promoción 2018 del Máster de Monlau Repsol, lo más importante fue “aprender muchas cosas que no veremos en clase, como por ejemplo el trato con el piloto, que te permite disponer de más datos y de forma más rápida. En el aula no podemos tener nunca una experiencia similar”.

Finalmente, otro estudiante del Máster, Alberto Jareño, también pone en valor esta práctica: “Estoy impactado por conocer en primera persona cosas que antes sólo había podido ver por la televisión. Saber que lo que haces es real, no como en clase, donde todo es teórico, es lo que más me motiva. Además, nos llevamos los datos para seguir analizándolos y extraer más conclusiones. La experiencia de estar en el circuito trabajando es lo mejor que te llevas”.

Esta práctica introductoria de motociclismo forma parte del programa del Máster en Ingeniería de Competición de Monlau Repsol Technical School, que contará con otras dos. Habrá una intermedia antes de las vacaciones de verano en la que los alumnos ya trabajarán sobre el proyecto de este año, que es crear la MC18, una evolución de la moto que preparó la promoción anterior. Por último, a final del curso y también en Calafat, se probarán los componentes desarrollados a partir de los datos de esta práctica anterior.

En total, los alumnos deberán completar nueve intensos meses de formación, en los que dedicarán 350 horas teóricas y otras 50 de prácticas para convertirse en ingenieros especializados en motorsport.

Volver