Telf.: +34 93 274 40 75

E-mail: info@monlau-competicion.com

EN/ES

Los alumnos del Máster en Ingeniería de Monlau Repsol salen del aula para vivir una intensa práctica introductoria en el circuito

La promoción 2018 del Máster presencial en Ingeniería de Competición de Monlau Monlau Repsol Technical School sigue en marcha y, sus 30 alumnos, han tenido la oportunidad de realizar su primer test en el Circuit de Barcelona-Catalunya. Se trata de la práctica introductoria de automovilismo que les ha permitido poner en práctica toda la teoría aprendida en las aulas, en un entorno profesional y asesorados en todo momento por profesores, técnicos y pilotos de primer nivel. En esta ocasión, han contado con el asesoramiento del experimentado piloto Nicky Pastorelli, piloto en la F3000, Champ Car y las American Le Mans Series así como ex piloto probador del equipo Jordan de F1.

En Montmeló, los alumnos pudieron trabajar con un Cupra TCR y un Renault RS01, dos potentes turismos que actualmente compiten a nivel internacional, pilotados por Alba Cano, Álvaro Huertas, Jurgen Smet y Nicky Pastorelli, todos ellos en activo. Como valor añadido, también pudieron practicar con el monoplaza Fórmula Renault V8 3.5, un modelo de lo más parecido a un Fórmula 1.

La jornada constó de tres partes: Tras una primera explicación introductoria sobre el circuito y los aspectos principales a tener en cuenta, se formaron dos grupos de 15 alumnos para trabajar alternativamente con el SEAT León TCR con cambio secuencial y con el prototipo RS01, durante un interesante shakedown. El análisis de datos y el contacto con los diferentes pilotos les permitió comprobar cómo influencian los diferentes cambios de reglajes y técnicas de conducción en el rendimiento de ambos modelos.

La tercera fase del test resultó la más innovadora, al centrarse en el espectacular V8 3.5, un modelo que, a nivel de prestaciones y sensaciones, se asemeja mucho a un Fórmula 1. Para conocerlo a fondo, contaron con las explicaciones del holandés Nicky Pastorelli ex probador de la escudería Jordan Gran Prix quien, tras rodar en el Circuit, compartió sus conocimientos con los alumnos del Máster.

“Contar con un profesional como Pastorelli es una oportunidad excepcional para que los estudiantes vean la diferencia entre pilotos, tanto de tiempos como a nivel de canales de información como aceleración, desaceleración, frenada… pese a rodar con un mismo set-up en el vehículo”, apunta el coordinador del Máster en Ingeniería de Competición, Antonio Samsó.

“Acercar la ingeniería al circuito y a los pilotos es una ocasión fantástica para los alumnos y tiene un gran valor formativo, más con pilotos de tanta experiencia profesional. Esta edición del Máster tendrá un valor añadido espectacular porque empezar a trabajar con el V8 aportará un conocimiento mayor, más experiencias, material y tecnología con la que aprender”, explica David Simón, director técnico del Departamento de Competición de Automovilismo de Monlau Repsol.

Los 30 alumnos participantes valoraron muy positivamente la experiencia. “Esto es otro mundo. La teoría está muy bien, pero en clase todo está bajo control. En la práctica, en cambio, hay muchos aspectos que no dependen de uno mismo, ya que en el circuito nunca sabes con qué contratiempo te puedes encontrar. La primera impresión ha sido muy buena y tengo ganas de seguir avanzando”, comentaba la estudiante Silvia Jiménez.

Su compañero Adrián Carballo, desplazado desde su Uruguay natal para cursar estos prestigiosos estudios de post-grado de Monlau Repsol, se mostraba muy satisfecho con todo lo aprendido a lo largo de la jornada de test: “Una experiencia así es realmente difícil de vivir sino es en este Máster. La práctica es fundamental, porque por más teoría que tengas, es en el circuito donde se aprende mucho más, porque las variables cambian constantemente y hay que adaptarse lo más rápido posible”.

Esta práctica introductoria forma parte del intenso programa del Máster en Ingeniería de Competición que también contará con una práctica intermedia y otra al final del curso. Será la culminación de nueve intensos meses de formación, en los que los alumnos matriculados habrán dedicado 350 horas teóricas y otras 50 de prácticas para convertirse en ingenieros especializados en motorsport.

Volver